“Es probable que no conozcas el valor de un momento
hasta que se convierta en un recuerdo”.
Dr. Seuss

Dicen que lo mejor siempre vuelve, que las mejores épocas fueron las de antaño o que todo lo que había antes siempre fue mejor.

Actualmente hemos podido notar una fuerte tendencia por revalorar lo retro y lo vintage. Desde ropa, hasta productos artesanales, e incluso videojuegos, las cosas de antaño poco a poco han ido ganando lugar y posicionándose como una nueva forma de consumo.

Pero ¿qué es lo que realmente estamos consumiendo?

En Consumer Truth creemos que estaríamos siento espectadores de como la cultura de antaño está siendo revalorada y usada como fuente de inspiración. Y es que, para crear también vale voltear la mirada y ver lo que ya tenemos.

Primero definamos… ¿retro o vintage?

Es probable que en la actualidad hayas oído muchas veces estos dos términos y que en la mayoría de los casos los hayas relacionado. Si bien es cierto, ambos están ligados a la experiencia de antaño, pues el contenido al que se refieren suele ser de los años 70’s, 80’s o 90’s. Pero ¿qué tanto se relacionan?

Retro: Moda de antaño con pinceladas de modernidad

Una forma de identificar la tendencia retro es nuestro entorno. Por lo general vamos a ver productos o modas que no parecen salidos de nuestra época, y es que, la verdad puede que no lo sean en su totalidad o en otras palabras hayan tomado como referente la estética y características de algunos productos o tendencias de épocas pasadas. En otras palabras, lo retro no es más que recrear una estética de años atrás, pero con aspectos modernizados.

Por ejemplo ¿quién no ha jugado la popular Nintendo? Podemos decir que en muchos casos formó parte de nuestra infancia y adolescencia. Partiendo desde ahí podemos resaltar el caso de la SNES Mini, la cual fue sacada al mercado a manera de revaloración y mejora de las icónicas consolas de los 90’s, y que terminó por convertirse en un éxito de ventas en Japón.

nintendo

Sin ir muy lejos podemos resaltar la popular Avenida Larco, película lanzada durante el presente año y que se ambienta en los años 80’s brindándonos en la pantalla grande un formato musicalizado de la coyuntura que por aquellos años azolaba el país, y que también podemos relacionar con la conocida canción del mismo nombre de la banda peruana de rock Frágil. Y es que lo que se buscó hacer es utilizar un concepto que ya existía, pero adecuarlo a nuestra realidad actual, en otras palabras, modernizarlo.

Vintage: Rescatar para reinsertar

Si bien al hablar de la tendencia Vintage nos situamos en épocas de antaño, una diferencia con la tendencia Retro es como el concepto en vez de reinventarse prevalece. En otras palabras, podríamos decir que el valor de lo vintage reside en pasar de la obsolescencia a la revaloración de lo que en su momento tuvo un auge y reinsertarlo en un nuevo contexto.

Un claro referente que expone el valor de lo vintage es la tendencia Mom Jeans la cual les devuelve el protagonismo a los jeans de los años 90’s. Podemos decir que, si bien esta tendencia ha estado presente desde ya hace algún tiempo, en el último año ha ganado bastante fuerza y seguidoras que han optado por desempolvar los llamados “jeans de mamá” y llevarlos a las calles. Y es que el valor de esta tendencia reside en haber rescatado una prenda que pertenece a otra época y haberla reinsertado en el contexto actual, dando como resultado una tendencia exitosa que se ha convertido en un referente de estilo.

mom jeans

Otro referente que ha sabido como rescatar este valor de lo vintage y conectar con el consumidor ha sido DANLAC, revalorando la imagen del lechero clásico y reinsertándolo en nuestro contexto como una forma de agregar transparencia y calor humano a la leche que todos consumimos. Por lo que podemos decir que el lechero no se quedó en los 90’s, sino que gracias a DANLAC ha podido hacerse de un lugar en la actualidad.

Teniendo esto claro adentrémonos un poco más en estas tendencias.

¿Innovación o reinvención?: del reboot al remastering

Lo cierto es que la idea de que todo tiempo pasado fue mejor es bastante recurrente en la sociedad, y es algo que no podemos negar, pero entonces, ¿Cómo está respondiendo el marketing frente a esta afirmación?

Podemos decir que actualmente nos encontramos en una coyuntura que ha empezado a rescatar el valor de las épocas pasadas, y esto lo podríamos ver en películas como la reedición de It, película basada en el libro de terror del escritor Stephen King, en series como Stranger Things (serie de Netflix ambientada en los años 80’s), e incluso en productos ligados a la tecnología como algunas radios que la empresa Coolbox habría lanzado al mercado. Y es que habríamos pasado del concepto de innovación ligado a la obsesión por el cambio, a revalorar la simpleza como una forma de conectar con la verdadera esencia del consumidor. 

it

coolbox

La estrategia podría residir en el factor nostalgia. Recurrir a las experiencias pasadas como una forma de despertar añoranza por aquellos buenos tiempos en los consumidores más experimentados y fomentar la curiosidad en los nuevos consumidores por conocer, pero sobre todo por experimentar lo que eran las épocas de los 90’s, 80’s o 70’s (la movida retro).

Entonces, nos encontraríamos en una coyuntura donde el Marketing estaría optando por menos reinicio (reboot) y más revalorización y mejora de lo ya existente (remastering). En otras palabras, el marketing tomaría lo vintage como una fuente de inspiración.

Más que coleccionar objetos, coleccionamos historias

Es muy probable que en algún punto de tu vida te hayas preguntado ¿cómo fue vivir en la época de tus padres? lo cierto es que en muchos casos la curiosidad por lo que no conocemos, o en este caso no vivimos podría ser un fuerte gatillador que despertaría nuestro interés por una época que no sería la nuestra. Y es que, si hablamos de marca so productos insertados en el mercado, nos daremos cuenta de que esta tendencia por lo vintage siempre ha estado. Lo cierto es que es ahora cuando ha empezado a ganar más notoriedad, pues no solo las marca más baratas o sofisticadas sobresalen, sino que en muchos casos el factor nostalgia o la curiosidad por lo no vivido es la mejor opción para conectar con el consumidor.

Podríamos resaltar la juventud de ahora. Nos situamos en una época donde todo está a nuestro alcance, hablamos de una coyuntura moderna, cada vez más automatizada y conectada. Frente a esto es probable que, esta generación (millenials) no conozcan mejores épocas, y es ahí donde el marketing estaría jugando un papel esencial reviviendo épocas que ellos no han vivido, demostrando así que, si bien nos situamos en una realidad buena, siempre puede haber mejores épocas y la mejor manera de vivirlas es consumiendo pasado, consumiendo experiencia.

Un ejemplo muy importante que hace referencia a como la experiencia está tomando valor es el caso de la empresa Volkswagen, con su campaña por el día del padre lanzada durante el año 2015 en la que nos mostraba mediante una gráfica como un modelo actual le preguntaba al escarabajo clásico (su padre) sobre los años 60’s, reafirmando de esta forma como el pasado en muchos casos pudo ser mejor que ahora.

vw

Un caso más local y nos parecería importante resaltar sería el de Las Traperas, empresa de ropa peruana que apuesta por revalorar las prendas que “pasaron de modas” y llevarlas de nuevo al mercado apostando por el estilo vintage como parte de su marca. Teniendo la filosofía de: ¨Porque lo que no te queda a ti, me queda a mí¨. Reafirmando así que más que hablar de pasar de moda, deberíamos empezara rescatar el valor de las prendas como forma de imponer un nuevo estilo y tendencia, lo vintage.

traperas

Entonces…hemos pasado de la obsolescencia a revalorar la experiencia

Podemos afirmar entonces que hoy en día el tiempo ya no sería un sinónimo de obsolescencia, pues estaríamos frente a una sociedad que estaría revalorando la experiencia como una fuente de inspiración ya sea en productos, marcas o personas. En otras palabras, ya no hablamos de caducidad, sino, de vigencia extendida, pues habríamos pasado el típico “ya pasó de moda” a apostar por un nuevo concepto, la tendencia vintage, siendo esta la encargada de devolverle el valor a los buenos tiempos y permitirnos ser parte de la experiencia de antaño.

joan kaminow

“Porque para crear también vale voltear la mirada y ver lo que ya tenemos”


Fuente: Quijote – Archivo publicitario argentino

Gracias!

Miguel Arévalo Andrade
Insights Trainee en Consumer Truth. Estudiante de la carrera de Administración de Empresas de la Universidad Nacional del Callao
“La vida es el gran teatro donde cada uno de nosotros estamos para dar nuestra mejor actuación”

Pin It on Pinterest

Compartir en Redes Sociales