Es muy probable que muchos hayamos crecido bajo ciertos conceptos o cánones de género que encasillan lo que una mujer o un hombre deben ser en cuanto a gustos, preferencias e incluso comportamiento. “Los hombres no lloran” y “así no se comporta una señorita”, son probablemente de los dichos más populares.

Sin embargo, si nos centramos en la coyuntura actual creo que nos encontramos frente a una sociedad en cambio que no acepta que el rosa sea solo para chicas y el azul para chicos.

En Consumer Truth creemos que es momento de redefinir el concepto de la feminidad y que nuestro rol hoy en día es reconocer a las mujeres como las principales embajadoras del cambio social, pero sobre todo del CAMBIO DE MENTALIDAD.

Las etiquetas son la para la ropa, no para las personas

A partir de la constante investigación y nuestro rol como consultora en el descubrimiento de Insights, podemos decir que debemos entender que las mujeres y la feminidad hoy no obedecen precisamente a estándares o estereotipos, sino más bien es un concepto que pueda atribuirse a determinadas características, ya que existen muchas formas de expresión para la misma y esto lo vemos reflejado en los diferentes rostros femeninos y tendencias que nos muestran mujeres cada vez más reales y alejadas del estereotipo planteado por la sociedad de lo que debe ser una mujer.

Papa con Camote

Un claro ejemplo de la ruptura de etiquetas es la marca peruana Papa Con Camote, una propuesta innovadora de ropa la cual busca evitar la atribución de género a sus prendas. Su propuesta se basa en la libertad de elección y al mismo tiempo en el romper paradigmas haciendo mención a que no existe ropa para hombre o mujer, sino, simplemente ropa. De esta forma su propuesta se suma a las marcas que buscan transmitir igualdad.

El cambio de mentalidad nos hace ver que necesitamos dejar de ver en una sola dirección y explorar la amplia cantidad de posibilidades que hoy por hoy van apareciendo.

De la Mujer Maravilla a Marie Kondo: Hoy ya no se buscan superpoderes, sino la capacidad de ser uno mismo.

El cambio reside en observar lo cotidiano y la capacidad de aceptación como una forma darle la vuelta a lo planteado por una sociedad que limita por género y por condición. La feminidad hoy ya no se atribuye a actitudes delicadas, sino en la capacidad de hacer y sobre todo de SER de cada mujer. Se busca idealizar menos y aceptar más. Si bien muchas de las reglas y la misma sociedad se hicieron bajo un constructo “masculinizado”, son los cambios que proponen y accionan las mujeres los que le estarían lavando el rostro a lo que conocemos como limitantes de “Azul para hombres y rosa para mujeres”.

wonder woman marie kondo

Sin ir muy lejos y citando a Marie Kondo, podemos decir que hoy no se necesita hacer algo extraordinario, sino que el verdadero valor de la feminidad radica en el poder ser auténtica y mostrarte al mundo tal cual eres ante el mundo.

NO GENDER: la feminidad no obedece a escalas, sino a la autenticidad

mujeres autenticidad

La palabra feminidad ya puede ser atribuible a una sola propiedad o característica, no puede medirse o definirse en base a algo predefinido. Son las mujeres quienes bajo el valor de la autenticidad, el sentirse ellas mismas y al mismo tiempo libres, habrían comenzado a romper la imposición que dicho constructo tendría consigo y que durante mucho tiempo habría sido sinónimo de tacha por catalogar la feminidad a un comportamiento o forma de verse en específico.

claudia aragon

Un caso que puedo citar vendría a ser el de la cusqueña Claudia Aragón, diseñadora de modas e Influencer quién se define como una “Chola Contemporánea”, que optó por un estilo que apunta a revalorar la belleza de la cultura peruana y que a su vez se ve plasmada en sus prendas. Así mismo, podría resaltar la filosofía de vida que lleva la cual busca romper lo parametrizado de la expresión entorno al género y al mismo tiempo la forma en la que defiende la identidad propia de las mujeres de las ciudades del Perú.

Bajo un cambio de mindset es que podremos entender las diferentes formas de expresión alrededor de lo que significa ser mujer al día de hoy. Referentes de autenticidad y al mismo tiempo de ruptura de paradigmas. Nos toca cambiar el qué dirán y la crítica constante por la aceptación y valoración de las diferencias como un primer paso hacia la igualdad.

La feminidad tiene más tintes de libertad que de género, menos de etiquetas y más de rostros reales. Por eso, nuestro rol dentro del mundo empresarial es escuchar más VOCES de mujeres y nuestro deber como gestores de marcas es poner en valor aquello que otros no se atreven a ver.

Gracias.

Miguel Arévalo Andrade

Analista en Insights y Estrategia en Consumer Truth. Estudiante de la carrera de Administración de Empresas de la Universidad Nacional del Callao. “La vida es el gran teatro donde cada uno de nosotros estamos para dar nuestra mejor actuación”