Que el Perú está cambiando es un discurso viejo, el Perú se viene cambiando desde inicios del milenio y poco a poco nos convertimos en una sociedad mejor. Sin embargo, parece que aún tenemos varios retos que afrontar, espacios no explorados y puntos invisibles que no logramos ver. Hoy vamos a explorar retos desafían lo que el marketing debería ver y es una invitación al cambio desde dentro y fuera de las organizaciones.

Reto 1: Nuevas familias

Según datos del INEI en el Perú el 25% de las familias son “Familias tradicionales” (papá, mamá, hijo) esto nos deja con 3/4 partes de la población nacional siendo una familia “No tradicional” (padres solteros, nido vacío, roommates). Sin embargo, estos no aparecen en la publicidad, incluso a veces ni en la sociedad. Los invito a hacer un ejercicio, un día caminando cuenten cuantos carteles de venta de departamentos observan y cuántos de ellos tienen la familia de Televisión ochentera (Golden retriever incluido)

nuevas familias

El primer reto de inclusión es aceptar la diversidad del núcleo familiar, somos diversos desde casa, desde los hermanos, primos y el marketing y la sociedad deben comenzar a mostrarlo.

Reto 2: Celebrar los triunfos

Está claro que el Perú hoy atraviesa un cambio de cara a su confianza. Desde el 2017 y la clasificación del mundial algo ha cambiado en el Perú (e incluso desde antes). Existe mucha más visibilidad, somos la mejor barra del mundo y existen muchos nuevos referentes.

Y de referentes se trata esto. Los Juegos Panamericanos de Lima se han convertido en el punto más álgido de ello. Jóvenes atletas que sacan cara por el Perú, siendo que muchas veces no reciben el apoyo debido y aun así han conseguido triunfos y vitrina para nuestro país.

orgullo peruano

El segundo reto es comenzar a celebrar estos logros. “Niño ganó concurso de Ajedrez”, “Campeones mundiales en matemática”, “11 medallas de oro”, estos titulares que hoy se ven deberían ser parte de nuestro día a día y no noticias sorprendentes. La mayor difusión de aquellos que traen alegría al país es nuestro siguiente desafío.

Reto 3: Inclusión de valores

La crisis de valores en el Perú es ya parte de nuestra realidad. La honestidad es atrapada por corrupción. La impunidad le gana a la justicia y la violencia, al raciocinio. Si bien surgen figuras que hoy están representando aquello que al Perú le falta (El fiscal Domingo Pérez contra los corruptos, Martín Vizcarra contra el congreso) no deberíamos esperar a que se solucione todo.

valores

El tercer reto es la participación activa. Incluir en nuestras marcas (y nuestras filosofías de vida) que el Perú hoy ya no acepta medias tintas y que somos un país que sale a luchar y a marchar. Ser parte de estos gritos de protesta y tomar causas sociales como propias es también cambiar al país.

Espero de cara al futuro, ver que estos retos se conviertan en realidades. El Perú ya cambió y como empresas no podemos voltear la cara a ello, asumamos el reto.

Luis Sánchez Jiménez

Analista en Insights y Estrategia en Consumer Truth. Administrador Insighter y Trendhunter. Mi consigna: Revalorar aquellas cosas que la gente ya no valora